“Cuando la alimentación es mala, la medicina no funciona; cuando la alimentación es buena, la medicina no es necesaria”. (Proverbio ayurveda)

Imagen de Pixabay

Cada vez más la tendencia vegetariana está a la orden del día y parece que quien no lo sea esté fuera de lugar. Vivimos en una sociedad muy estimulada, a la que bombardean continuamente con multitud de ideas que no siempre tenemos porqué compartir. La mayoría de la población Occidental sigue comiendo carne en su día a día y los problemas de salud aumentan. Pero…

¿Cómo podemos llegar a un equilibrio en la salud, manteniendo una dieta variada y omnívora? 

En primer lugar, cabe decir que nuestro proyecto apoya una alimentación vegetariana y lo más natural posible.

Englobamos una dieta vegetariana y saludable, aunque ser “saludable” no depende exclusivamente del vegetarianismo. Me explico:

Aunque el consumo de según que carne pueda complicar un estado de salud óptimo, nosotros pensamos que podemos equilibrar y compensar las carencias que una dieta supone, añadiendo otros alimentos.

¿Porqué?

Por qué compartimos la idea de que cada individuo es único y sabe lo que necesita. Nada que nos sea impuesto será integrado de forma positiva. Los cambios se deben de dar de forma natural y amable. Podemos equilibrar y mejorar nuestra alimentación siempre que queramos.

Vegetariano y saludable

Lamentablemente, somos víctimas de una sociedad que prioriza la comida rápida, envasada, llena de azúcares y aditivos. Si somos vegetarianos pero nos alimentamos con comida procesada y azucarada, nuestra salud estará gravemente en peligro. Incluso más que si comemos carne pero evitamos el fast-food y el azúcar.

 

Inconvenientes de comer carne

 

  • La ingesta de carne provoca digestiones más pesadas y un desgaste de energía superior al necesario que nos deja soñolientos y apagados.
  • Las digestiones se vuelven más lentas y la inconsciencia sobre este Ganadería de pixabaytema hace que comamos de nuevo con una digestión todavía sin finalizar generando toxinas. Las toxinas acumuladas son la principal causa de enfermedades y problemas de salud que padecemos.
  • La carne que proviene de ganadería “convencional” está alimentada con cereales transgénicos que tienen un escalofriante impacto sobre la salud.
  • La animales están tratados con medicamentos y hormonas que nos comemos y nos afectan negativamente.
  • La carne industrial se trata con aditivos y colorantes sintéticos para nada saludables.
  • Nuestro cuerpo necesita un medio muy ácido para descomponer las proteínas. Cuanta más carne comamos, más ácido estará nuestro metabolismo y podemos padecer deficiencia de calcio y osteoporosis.
  • La carne es rica en grasas saturadas. Si consumimos en exceso podemos desarrollar problemas cardiovasculares.

¿Cómo equilibrar los inconvenientes de comer carne?

  • Comer solo carne de ganadería ecológica. Los animales son tratados con respeto, alimentados con piensos adecuados y sin aditivos sintéticos.
  • Reducir el consumo de carne a una o dos veces por semana para beneficiarse de sus propiedades como son la vitamina B12, las proteínas y el hierro sin saturar al organismo.
  • Consumir mucha más cantidad de frutas y verduras para garantizar la ingesta de suficiente fibra. La fibra facilita el trabajo de nuestro aparato digestivo, así como ayuda a desintoxicar el organismo.
  • Comer saludable y alimentos alcalinos para contrarrestar el proceso de acidificación que provoca la ingesta de carne. El cuerpo humano tiene que mantenerse alcalino para funcionar correctamente.
  • Comer ligero después de haber consumido carne, ayudando a nuestro cuerpo en su proceso de eliminación y evitando recargar nuestros órganos.

Consciencia de PixabayEl primer paso hacia una alimentación limpia es tomar consciencia del impacto que genera todo aquello que ingerimos. Responsabilizándonos del alimento ganamos poder y auto conocimiento.

Sin apenas darnos cuenta estaremos desarrollando una re-conexión con nosotros y una escucha respetuosa  hacia nuestras necesidades. Poco a poco el cuerpo irá pidiéndonos los cambios que necesita y habremos aprendido a escucharlo. Lo importante es que cualquier decisión que tomemos, sea alimenticia o no, provenga de nosotros  y creamos fielmente en ella.

Existen situaciones  en la que sentimos que necesitamos un cambio pero no sabemos por donde empezar. En estos casos puede ser interesante recurrir a profesionales que puedan asesorarnos. Ellos pueden ofrecernos las herramientas para que encontremos cual es nuestro camino y que es lo mejor para nuestra evolución hacia un estado de salud y plenitud ante la vida.

Espero que os haya gustado y que os sirva de ayuda, para ¡todos aquellos que estáis empezando!

Un abrazo.

Anita Picardi

¡Déjanos un comentario, pregunta o duda y comparte este artículo con tus amigos!
¡Gracias!

 

Dieta saludable ¿estrictamente vegetariana?
Tagged on:                 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *